No al zoo

El zoo mantiene prisioneros a muchos animales que desean vivir en su ecosistema natural, privándolos de todo aquello que necesitan para ser felices (la libertad). Decirle NO al Zoo, es apagar las luces de un escenario que no contribuye al libre desarrollo del reino animal. Exceptuamos a aquellos establecimientos que recuperan animales en extinción, los curan y luego los devuelven a su hábitat.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te pueda interesar